Déficit en Habilidades Sociales

Al igual que otras muchas cualidades, las habilidades sociales se adquieren cómo consecuencia de mecanismos básicos de aprendizaje, entre los que encontramos: aprendizaje por reforzamiento directo, aprendizaje por observación, aprendizaje con feedback interpersonal y aprendizaje de habilidades y técnicas cognitivas.
El entrenamiento en habilidades sociales se compone de determinados procedimientos conductuales y cognitivos que permiten al individuo desarrollar relaciones interpersonales de manera socialmente apropiada. Además se utiliza hoy en día en la intervención con distintos problemas de salud.
Existen cuatro puntos fundamentales que se desarrollan en el entrenamiento:
  1. Entrenamiento en habilidades. Se enseñan conductas para integrarlas en el repertorio de la persona.
  2. Disminución de la ansiedad en situaciones sociales conflictivas.Se suele conseguir llevando a cabo una conducta más adaptativa por parte de la persona.
  3. Entrenamiento en solución de problemas. Se enseña al sujeto a generar alternativas ante las situaciones problemáticas.
  4. Orientar en valores. Se definirán los valores personales que la persona identifique como base para el cambio.