Problemas en el Desarrollo

Por lo general los padres son los primeros que sospechan de un problema en el desarrollo del niño. Alrededor de los 22/24 meses los padres realizan la primera consulta. El problema aparece cuando algunos especialistas deciden esperar por si el niño lleva un desarrollo más lento en comparación con los niños de su misma edad y los padres deben seguir un largo recorrido para conseguir que los niños sean derivados y evaluados.
Es muy importante saber detectar y evaluar rápidamente mediante la aplicación de pruebas estandarizadas si el niño tiene algún problema de desarrollo, puesto que una detección oportuna permite poner en marcha dispositivos de prevención temprana que han demostrado ser muy efectivos para que los niños con dificultades desarrollen su máximo potencial.
Algunas de las señales de alarma más comunes que aparecen son:
  • Detención en la adquisición o pérdida de pautas madurativas ya adquiridas (a cualquier edad)
  • Falta de “pasaje” de objetos de una mano a la otra después del séptimo mes.
  • Ausencia de pinza digital inferior después del octavo mes.
  • Ausencia de pinza digital superior luego del décimo mes.
  • Falta de silabeo a los doce meses.
  • Pobreza o inexistencia de lenguaje gestual a los 12 meses.
  • Ausencia del uso de palabra-frase luego de los 17 meses.
  • No arma frases de dos palabras en forma espontánea a los 24 meses.
  • No existe interés por el medio (a cualquier edad).
  • Conductas bizarras, repetitivas.
  • Falta de reclamo por la presencia del adulto.
  • Ausencia de juego simbólico imaginativo.