Trastornos del Estado de Animo

Hay una palabra que entraña múltiples consecuencias en la vida de las personas y esta palabra es el sufrimiento. En el sentido de volver sobre las penalidades de la vida tal y como cada persona las vive o poner en el presente un sufrimiento futuro. Una de las cosas más llamativas de este concepto, es que en lugar de ir aminorando en intensidad conforme hemos ido evolucionando, no ha hecho más que aumentar en variedades nunca imaginadas. Ante este hecho, resulta extraño pararse a pensar, cómo es posible que hoy en día, donde las penalidades que se sufren son menores a las padecidas años atrás, debido a que actualmente nuestro mundo es más seguro, más cómodo y en definitiva “menos duro”, el nivel de sufrimiento y malestar no va cediendo terreno, sino todo lo contrario. Por lo que los seres humanos, buscando no sufrir nunca ni por nada, han terminado sufriendo más y por más cosas.
Uno de los mayores problemas que encuentran los pacientes con trastornos del estado de ánimo son los sentimientos de melancolía, agobio, desilusión, soledad, rechazo, duda, ansiedad o frustración. Pero, paradójicamente ocurre que no sólo no se consiguen eliminar, sino que generan un efecto boomerang, ya que se hacen más presentes y se extienden.
Si tu vida queda reducida a acciones dirigidas a luchar constantemente contra el malestar, contra los miedos, contra las sensaciones o recuerdos desagradables podemos trabajar junt@s persiguiendo un objetivo común: encauzar tu camino para vivir plenamente y con sentido personal, luchando en base a tus valores.